RESEÑA DEL ACTO DE ENTREGA DE PREMIOS SAN CLEMENTE

213551El pasado jueves 1 de marzo de 2018 tuvo lugar la vigésimo tercera edición de los premios San Clemente, llevados a cabo por el instituto Rosalía de Castro y ABANCA. En estos premios, un jurado formado por alumnos elige el mejor libro en gallego, en castellano y en lengua extranjera. Este año fueron ganadores Todo Canto Fomos, de Xosé Monteagudo, Patria, de Fernando Aramburu, y Morir en Primavera, de Ralf Rothmann. Este último no pudo venir por estar enfermo, según él había escrito en una carta leída durante la ceremonia.

Todo comenzó con el coloquio con el escritor ganador en la categoría de literatura gallega el jueves por la mañana. Un grupo de alumnos, entre los que estaba incluido, subió al escenario del teatro de nuestro instituto para hacerle preguntas. Sinceramente, me sentí muy cómodo en esa posición, interviniendo cuando me tocaba y prestando atención en todo momento a lo que decía el premiado. Además, el profesor encargado de gestionar este coloquio, Anxo Rei, me felicitó por la imagen que proyecté. Por supuesto, eso significó muchísimo para mí.

En ese mismo día, a las 7 de la tarde comenzó la ceremonia en el auditorio de ABANCA en el que estuvieron, aparte de Monteagudo y Aramburu, personalidades como Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia. Teniendo gran protagonismo diversos alumnos a lo largo de la ceremonia, cabe destacar la actuación de los presentadores (cometido que ya desempeñaron en su día mis hermanas Laura y Victoria) ya que no se les veía nerviosos ni incómodos, en ese reto tan apasionante y atrayente para cualquier persona como es el liderar un premio tan prestigioso.

La cena en el Hostal de los Reyes Católicos comenzó de una manera un tanto peculiar, ya que los que estábamos en mi mesa tuvimos que afrontar un problema: un grupo de personas se sentaron en la que nos correspondía, por lo que hasta tuvimos que hablar con Ubaldo, Maribel y varias personas del restaurante para que los echaran. ¡Una buena anécdota! El resto de la velada fue increíble, pasando grandes momentos con grandes amigos. Completamente inolvidable.

El viernes, a pesar del cansancio que se tenía en general por lo tarde que nos fuimos todos a dormir la noche anterior, hubo que ir al colegio. Sería interesante proponer como día festivo el día después a este premio, ¡creo que al menos entre los alumnos habría unanimidad! Sin embargo, a pesar del cansancio había dos grandes motivaciones para ir ese día a la escuela: la primera, el examen de historia (claro está, tenía que haber uno por ser viernes), y la segunda y más importante: la charla con Aramburu. Esta vez no me tocó subir al escenario, aunque también tuve el privilegio de hacerle una pregunta acerca de su uso de las redes sociales.

Por último, debo opinar, teniendo en cuenta que sólo soy un adolescente de 17 años, sobre cómo hablaron en público tres personas clave en este evento: Xosé Monteagudo, Fernando Aramburu y Alberto Núñez Feijóo. Creo que el primero de ellos no lo hizo tan bien como Aramburu por, me imagino, su falta de experiencia hablando en público. Considero que estaba algo nervioso. Aun así, fue muy correcto, amable y respetuoso con todo el mundo, y pienso que, una vez adquiera más tablas, con el carácter que tiene podrá dar grandes charlas a un gran nivel.

En cambio, Aramburu fue casi una bendición para todos nosotros. Primero, porque nos hizo reír durante la ceremonia con su intervención, demostrando que es capaz de enganchar a un público juvenil aunque ya lleven una hora y media viendo a muchas personas hablar. Y segundo, porque si llega a ser alguien seco, aburrido o cortante, la charla del viernes por la mañana hubiese sido muy pesada por el cansancio acumulado. Por lo tanto, considero que se nota enormemente que fue profesor durante 24 años y que tiene gran soltura a la hora de hablar ante un público numeroso.

En tercer lugar, el presidente de la Xunta de Galicia. Dejando de lado las opiniones políticas y sin valorar si lo que lleva haciendo por Galicia durante todos estos años es positivo o negativo, voy a dar mi opinión solamente acerca de lo que vi el jueves durante su conferencia. Como aspecto positivo debo destacar su soltura a la hora de hablar en público: no se le notaba nervioso ni presionado, y la manera en la que habló no me disgustó para nada. Sin embargo, creo que una parte relevante de su contenido fue muy desafortunada y siendo más osado, lo calificaría de error político. En primer lugar, por mucho que sea presidente de la Xunta, me parece injustificable que critique por dos veces (al principio y al final) que no se hubiese cumplido el horario de la ceremonia. Me parece razonable que pudiese estar molesto, seguramente yo también lo hubiese estado en su situación, pero veo inadmisible que decida acabar su discurso diciéndonos su agenda para el día siguiente (cosa que, supongo, no le importaba a casi nadie) y, sobre todo, lanzando una “pulla” como la que dijo en su última frase: “y estoy convencido de que todos estos eventos comenzarán y acabarán a la hora”. Personalmente, lo considero como una falta de respeto hacia las personas que organizaron este evento y, si hubiese querido expresar su malestar, tenía que habérselo recriminado en privado al responsable de este premio.

Además, considero que no preparó su discurso, al menos a partir de los dos minutos hablados, por frases como: “vivan las abuelas” (o algo similar). Creo que si quería transmitirnos un interés real en este evento y no una mera pose, debería haberle dedicado más minutos a la preparación de su discurso. Aparte, muchos de los alumnos estamos de acuerdo en que su discurso fue totalmente inconexo. Si yo hubiese tenido la oportunidad con el presidente Feijóo, después de felicitarle por sus tablas a la hora de hablar en público, sin duda le explicaría los motivos por los que pienso que parte de su discurso fue inoportuno.

En conclusión, esta edición del premio San Clemente será inolvidable para mí tanto por haber participado activamente en él como, sobre todo, por haber tenido que analizar su desarrollo y las actuaciones de los intervinientes. Además, tuve el privilegio de participar en los dos coloquios con los escritores al igual que de compartir un maravilloso tiempo con mis amigos durante todo el día y ver las diferencias entre ganarse al público y ganar su enemistad.

¡A trabajar por la XXIV edición!

Alberto Gil Besada (1º BI)

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Entrega de los Premios San Clemente

cartel-A3-e1519313269991.jpgCalendario da entrega dos premios

Día 1 de marzo, 10h. Debate con Xosé Monteagudo.

Auditorio Instituto Rosalía de Castro.

Día 1 de marzo, 12h. Debate con Ralf Rothmann.

Auditorio Instituto Rosalía de Castro.

Día 1 de marzo, 18h. Rolda de prensa dos tres escritores.

Salón de Claustros do Instituto Rosalía de Castro.

Día 1 de marzo, 19h. Entrega do Premio.

Auditorio de ABANCA.

Día 1 de marzo, 21:30h. Cea cos escritores premiados.

Hostal dos Reis Católicos.

Día 2 de marzo, 10h. Debate con Fernando Aramburu.

Auditorio Instituto Rosalía de Castro.

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

La guitarra azul, de John Banville

índice   La guitarra azul es una novela realista del autor irlandés John Banville, que relata el robo de una mujer casada por parte de un hombre igualmente casado.
La novela es un ambicioso intento de presentar la particular visión del mundo de este personaje tan curioso, de nombre Oliver Orme.
Esta es una lectura de sentimientos encontrados, en ocasiones difícil y sin embargo imposible de dejar por los súbitos giros argumentales que vuelven la historia intensamente emocional. Tal como el Humbert Humbert de Nabokov, Banville consigue presentar la complejidad de la mente de un cleptómano que se considera un artista, de un hombre infiel con un concepto de sí mismo que ralla en la prepotencia al tiempo que muestra inseguridad y timidez.
Las frecuentes analepsis crean un relato dulce en el que la infancia es casi tan importante como el presente y en ocasiones incluso imprescindible para poder acercarnos a la mente de este personaje.
El estilo es lírico y al mismo tiempo serio y casi científico y contiene párrafos puramente subjetivos de una belleza increíble.
La descripción de los personajes secundarios contiene las pinceladas personales de Oliver que contribuyen a acercarnos a su psique de una manera nueva y curiosa.
Pero probablemente uno de los aspectos más resaltablemente poéticos de toda la narración sean los paisajes, que a través de los ojos de un artista, acaban por transformarse en unos personajes más de la historia, en los cuales se plasman todas aquellas cosas que Oliver no es capaz de contarse a sí mismo.
El amor, el sexo, el arte, los lazos familiares y la culpabilidad revolotean por la novela y se transforman en verdaderas bombas literarias, cargadas de sentimentalismo sin cursilería y que en definitiva hacen de esta novela un relato que no se puede dejar de leer.

                                                             Celia Collado Rivas (Club de lectura 1º BI)

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Seleccionadas las obras ganadoras del Premio San Clemente

Monteagudo, Aramburu y Rothman ganan los premios San Clemente de novela.El jurado de los premios Sa nClemente Rosalía Abanca anunció ayer en Santiago las novelas ganadoras de la XXIII de este certamen literario que son Todo canto fomos, de Xosé Monteagudo (lengua gallega), Patria, de Fernando Aramburu (lengua española) y Morir en primavera, de Ralf Rothmann (lengua extranjera).

monteagudo-aramburu.jpgEl fallo del jurado se dio a conocer en un acto que tuvo lugar en el IES Rosalía de Castro de Santiago, en el que, además del director del centro, Ubaldo Rueda, estuvieron presentes el secretario xeral de Política Lingüística, Valentín García, y el responsable de comunicación de Abanca, Isaac González Toribio.

De Patria, los miembros del jurado valoraron sus personajes “perfectamente definidos” y la narración “sin tapujos” del conflicto vasco. Llegaron como finalistas a mejor novela en lengua española Juan Marsé, con Esa puta tan distinguida, y Eduardo Sacheri, con La noche de la Usina. En paralelo, consideraron que la obra con la que Ralf Rothmann se impuso sobre La guitarra azul, de John Banville, y Brújula, de Mathias Enard, en la categoría de novela extranjera debería ser “de lectura obligatoria”, pues refleja cómo “la guerra sólo trae sufrimiento” y que “no hay ganadores” en ningún conflicto bélico.

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Reseñas de Brújula, de Mathias Énard

   Brújula  es el monólogo de un profesor vienés de música, Frank Ritzer, en una noche de insomnio debido a que le diagnosticaron una enfermedad terminal. En esa noche confiesa todas sus frustraciones ante la vida. Nos habla de su incapacidad para ser músico o compositor, de su amor por oriente y de su otro amor Sarah. Esto todo lo va mezclando con textos o artículo que tienen relación con lo que acontece.Con una herida que aun sigue abierta, Frank, encerrado en su apartamento y con unas infusiones lo llevan a la soledad de sus recuerdos; a como vivió la crisis de la civilización en la que se vio inmerso. Dicha realidad, de la que intentaba escapar con el opio, el narcótico que hacía el mas mísero deseo realidad y que no le funcionó esa noche.

   Brújula basa su trama entre las conexiones de Oriente y Occidente. Esto se observa por donde ocurren las acciones, por una parte Viena y por otra Estambul, los dos grandes limites entre los dos mundos. Nos relata la historia cultural de estas dos. Como hubo una Europa Oriental que gracias a la mezcla de culturas se formo como una región cosmopolita. Y por otra parte, como Oriente próximo, la cuna de la civilización, se va degradando por sus propios herederos. Bárbaros que destruyen el rastro de civilizaciones pasadas en su país. Y también, como creamos una frontera entre las dos. Geográficamente no se distingue una de la otra. Es decir, no hay una frontera natural como es el océano atlántico entre Norteamérica y Europa. Oriente no existe para oriente, es un invento de los europeas para distinguirse de lo que tanto desconocido y ajeno como inseparable.

   Sin embargo, Mathias Enard no solo divaga en voz de Ritzer sobre los limites psicológicos, físicos o culturales de Occidente y Oriente. También, relata la historia imposible de amor entre el musicólogo y Sarah. Los dos amantes de el lejano Oriente, que como deja claro Frank ni lejano ni oriental, intentan materializar una pasión mutua al ámbito emocional. Cosa que no lograrán ya que jamás llegarán a la complicidad con la que tanto fantasean.

   En cuanto al texto, Brújula no es un texto fácil de leer. El protagonista que se nos presenta consta de una inteligencia asombrante que no duda en cualquier momento en mostrarla. Por ello el texto esta repleto de citas de escritores, artistas y músicos del siglo XVIII y IX. Entre otros cita a Kafka, Balzac, Goethe o Nietzche o músicos como Bizet, Bethoven o Wagner. Autores que va hilando con sus reflexiones sobre Occidente y Oriente y sus vivencias en ellos junto con la pasión por Sarah.

   En mi opinión, Brújula es el grito a la empatía y al intercambio. Un atlas de occidente y oriente. El intento de a través de la vida de una persona, indagar en lo universal y que lo va apoyando con citas referencias a autores. Esta tan gran ambición es Brújula, que si no fuera por Mathias Enard, se podría describir como un libro de historia. Si embargo, los limites entre el ensayo y la novela se rozan en varios momentos. Dejándonos una historia que por momentos pierde credibilidad e importancia. Al igual que en el libro, donde  amor de Frank y Sarah es mas bien banal y ficticio y lo importante es su amor por Oriente. A Enard le ocurre lo mismo y no deja a la historia inmiscuirse y tener presencia en su tesis sobre Oriente.

                                                                                             Paulo Mouriño (2º BI)

índice

   En Brújula hay algo mágico y misterioso que nos atrapa. Mathias Enard, ganador del Premio Goncourt en el 2015, crea una novela capaz de guiarnos en la inmensidad del universo mientras nos enamora de los secretos de Oriente. La trama gira en torno al musicólogo vienés Franz Ritter. A través de sus recuerdos viajamos a lugares tan exóticos como Estambul, Damasco, Teherán, Alepo o Palmira. Lugares que en la actualidad puede que ya no existan como en su memoria. Conocemos su historia de amor con la enigmática Sarah, una parisina y orientalista tan sorprendente como el objeto de su estudio. Franz está aterrado ante la proximidad de su propia muerte. El insomnio se ha vuelto su mejor amigo y por eso emplea sus noches para encontrar un sentido a su vida y tratar de entender su pasado. Acompañando sus reflexiones somos capaces de explorar las relaciones entre realidades tan distintas pero a la vez tan iguales como Oriente y Occidente.

   Es una novela escrita desde la perspectiva de un único personaje, Franz Ritter, por lo que nuestro narrador es homodiegético y protagonista. Además, la focalización es claramente interna. Franz dialoga la mayor parte del tiempo consigo mismo a pesar de dirigirse a veces a personalidades como Thomas Mann. La narración es un monólogo interior bastante caótico ya que el personaje salta del presente al pasado sin ningún tipo de aviso. Por lo tanto, la temporalización es anacrónica ya que hay muchas analepsis. Los capítulos se inician indicando qué hora es para así mantener un cierto sentido de continuidad temporal. En esas horas y en los saltos al pasado es donde radica el equilibrio narrativo de la novela porque su aparición es ordenada en el tiempo. El libro está plagado de digresiones y de descripciones de todos los paisajes y ciudades que Franz visita en Oriente Próximo. Debido a ello, el tempo de la novela puede llegar a ser lento en ciertas ocasiones.

   Tal y como expresamos con anterioridad, nuestro protagonista es un hombre atrapado en sus recuerdos y en su terror a la muerte. Franz descubre que el final está más cerca de lo que nunca había imaginado y eso es lo que le hace replantearse su vida. Nosotros solo somos sus acompañantes en su último viaje a Oriente. Vive lleno de inseguridades y de reproches a sí mismo por todas aquellas cosas que no fue capaz de hacer. El error que más le ha marcado y que no para de repetir a lo largo de la novela es no besar a Sarah en Palmira. Cree que si se hubiese atrevido su vida habría sido muy diferente, pudiendo ser feliz. Él mismo confiesa, “(…) a veces un beso cambia toda una vida, el destino se transforma, se curva, da un rodeo”. Nunca ha podido volver a amar porque se pasó el resto de su vida esperando por ella y aún lo sigue haciendo. Incluso llega a decir en una ocasión que no está realmente enfermo, que le ocurre lo mismo que a Schumann y que sufre de mal de amores. Sin embargo, en su interior sabe que su amor nunca será posible, “la vida hace nudos, (…); nos cruzamos, luego el nudo se corre, durante años, en la oscuridad, y cuando pensamos que por fin tenemos sus manos entre las nuestras, la muerte nos lo arrebata todo”.

Franz también desea poder olvidar el dolor, la pérdida y el miedo que siente. Parece un adicto al opio porque dice continuamente que lo necesita. Sin embargo, solo lo probó un par de veces cuando era joven en Teherán con su amigo Faugier. Irán, “territorio de dolor y de la muerte”, un país que es el maestro en el arte del opio y del olvido. Ese misterioso lugar se convierte en su refugio en este intento de redención personal, “Una bocanada de opio iraní, una bocanada de memoria es una forma del olvido, del olvido de la noche que avanza, de la enfermedad que se impone, de la ceguera que nos invade”. Él cree que la droga y el pasado son su único refugio posible.

Además, sus palabras ocultan una crítica de la ceguera que sufre el mundo ante los problemas en Oriente. Muestra como el odio es irracional explicando como los yihadistas en muchas ocasiones libran batallas contra su propia historia al destruir instrumentos marciales que en realidad son de procedencia otomana. O nos habla de Alepo y de cómo jamás volverá a ser lo que era porque se encuentra “(…) perdido en el tiempo y condenado a la vez por la destrucción”. Franz puede dar una vuelta en su cama y tratar de olvidar pero nosotros no deberíamos hacer lo mismo. La ignorancia e indiferencia parecen ser los males que destruyen nuestro mundo.

A través de las ensoñaciones de Franz, Mathias Enard también comparte la idea de que en cierto modo la humanidad se está precipitando hacia la desaparición cultural. Cada vez le damos menos importancia a la arqueología, al arte en sí o incluso a profesiones como la de musicólogo. Este problema tiene más incidencia en el estudio de Oriente. Por ejemplo, en la novela se resalta la ignorancia que muchos de nosotros tenemos sobre músicos y eruditos dedicados a ese campo, como Félicien David y Francisco Salvador Daniel. De hecho existe el concepto de “Tercer Oriente” que los occidentales creamos a partir de nuestras expectativas y deseos irreales sobre ese lugar. El autor está convencido de que Oriente y Occidente no son realidades separadas, que siempre están presentes el uno en el otro y que sus nombres “(…) no tienen más valor heurístico que las direcciones inalcanzables que designan”.

Otro tema importante a lo largo de la novela es la red de unión entre todo tipo de personajes históricos importantes con Oriente como Balzac, Strauss o Mahler. Aunque sin duda tiene mayor importancia Beethoven y su vínculo con Franz. Esto se resalta especialmente con su réplica de la brújula suhrawardiana igual a la del singular músico. Un objeto que señala siempre a Oriente, hacia su verdadero hogar.

Finalmente, debemos resaltar las fortalezas y debilidades del libro. Mathias Enard ha sido capaz de hacernos viajar por lugares mágicos y llenos de misterio gracias a su poético y musical lenguaje narrativo. No obstante, sí es cierto que en ocasiones el libro se hace lento debido a las continuas menciones a personajes históricos. Además, la novela puede llegar a ser demasiado erudita haciendo que no sea apta para todos los públicos y que nos perdamos en la lectura.

A pesar de esto considero que la obra tiene una gran calidad narrativa que ayuda a reflexionar sobre el mundo en el que vivimos y sobre la fragilidad de nuestra propia vida. Invita a disfrutar del momento y a tratar de conocer  más sobre una tierra no tan lejana como es Oriente Próximo. Brújula, una maravillosa guía en nuestro viaje por un mundo que nos es todavía desconocido.

                                                                                                           Adela Cebeiro Munín (2º BI)

 

 

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

24 de outubro, Día da Biblioteca

CARTEL_17_WEB_0

Aprender a pensar coa biblioteca escolar, o lema elixido nesta ocasión, convida ao aproveitamento dos recursos, dos espazos, dos tempos e das actividades que a biblioteca facilita a toda a comunidade educativa.

La conmemoración del Día de la Biblioteca destaca la importancia de la lectura y la labor desarrollada por los bibliotecarios en el ocio, cultura, entretenimiento, formación o estudio de todos los usuarios a los que sirven.

La propuesta de esta conmemoración surgió en recuerdo del incendio de la Biblioteca de Sarajevo en 1992 durante el conflicto de los Balcanes, para trasladar a la opinión pública la importancia de la biblioteca como lugar de encuentro de los lectores de todas las edades con la cultura, la importancia de los libros para la memoria colectiva y como un instrumento de mejora de la formación y la convivencia humana.

Con la celebración de este día se quiere concienciar a nuestra sociedad de la importancia de la lectura, especialmente entre los niños y jóvenes, y agradecer y potenciar la extraordinaria labor de los profesionales de las bibliotecas.

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

I Semana de la Poesía

IMG_4155

Cada año Francia celebra la llegada de la primavera con La semana de la poesía, dedicada ya sea a un autor o a un país diferente. Desde el departamento de Lengua castellana y literatura quisimos hacer algo similar y celebramos nuestro particular Printemps des poètes dedicado al mar. Partiendo del verso de Luis Cernuda “El mar, y nada más” se colgaron de una red más de sesenta poemas escritos en castellano, gallego, inglés, francés, alemán y portugués, que que transitan por diversas épocas y autores. Estos versos estaban acompañados de poemas visuales de Joan Brossa o Chema Madoz, como complemento perfecto a la palabra poética. Es preciso destacar la colaboración de todos los departamentos de lenguas, que ayudaron en la selección y contribuyeron trabajando en sus aulas los poemas. Los alumnos de 2º ESO protagonizaron la actividad principal de esta exposición, que consistió en una yincana literaria cuyas respuestas se escondían en los versos atrapados en la red. En el cuestionario había preguntas en todas las lenguas que exigían ser respondidas en el idioma correspondiente, cuestiones que exigían una pequeña investigación o metáforas escondidas en los versos. Sin duda, supuso una excelente oportunidad para romper la rutina de la clase, al tiempo que se sumergían en la lectura cuidada y el descubrimiento. Asimismo, los alumnos escribieron haikús en inglés que colgaron de la célebre ola del pintor Kanagawa.IMG_4164IMG_4166IMG_4160

IMG_4153

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized